¿Qué inventario debe hacer en su negocio?

El inventario representa los bienes reales y concretos que comprenden los muebles e inmuebles de la empresa, los cuales componen el patrimonio comercial de la organización. Dichos bienes son para vender, de ahí el carácter de comercial, o para consumo de bienes y/o servicios.

Por tanto, se puede decir que entre los propósitos de este elemento de logística empresarial son proveer al negocio de los materiales necesarios para su continuo y regular desarrollo, además de mostrar la relación detallada de los activos de la empresa para el funcionamiento adecuado y coherente dentro del proceso de producción, con el fin de afrontar la demanda.

Tipos de inventarios

El inventario tiene un valor significativo, específicamente en los negocios dedicados tanto a la compra como a la venta. Su valor es representado en los balances contables de la empresa en el rubro de activos. Según las funciones y necesidades de una empresa, existe una amplia variedad de inventarios; entre ellos se encuentran los siguientes:

Inventario inicial

Es el inventario preliminar. Puede parecer algo complicado al principio valorar todas las cifras sin tener una base real. Por ejemplo, si el negocio es nuevo, seguramente no tendrá datos históricos para apoyarse; sin embargo, al transcurrir el tiempo, la práctica y la observación servirán para determinar el comportamiento del negocio. Esto ayudará a mejorar los cálculos, por lo que seguramente se volverá más fácil con el transcurrir de los días.

Inventario físico

Representa todo lo concerniente a aquello con lo que se cuenta en físico. Para elaborarlo es necesario contar, pesar o medir, además de anotar todas y cada una de las diferentes clases de bienes o productos; además, es necesario tener en cuenta la existencia de todo aquello con lo que se cuenta al momento de realizar el inventario, para evaluar cada una de las partidas. Este se ejecuta a través de una lista con todos los detalles y valores de las existencias del negocio.

Inventario de anticipación

Se establece con anticipación a los periodos de mayor demanda, en canales de comercialización o en periodo de cierre. Fundamentalmente, almacena horas de trabajo y horas en máquina para futuras insuficiencias; estos se limitan a los diversos cambios que ocurren en las tasas de producción.

Inventario en tránsito

Este se ejecuta con el propósito de mantener las operaciones y proporcionar los caminos adecuados, ligando el negocio con los proveedores y los clientes. Este tipo de inventario que se encuentra en movimiento no tiene una función útil tanto para la empresa como para los clientes, ya que solo existe durante el tiempo en el cual es transportado.

Inventario intermitente

Este se realiza en diferentes momentos del año. Se utiliza por varias razones, pero no se puede insertar en la contabilidad del inventario permanente. Su propósito final es tener un mejor control de las existencias y de la ubicación que se tiene de estas.

Inventario agregado

Se utiliza cuando se gestionan las existencias de un artículo único que representa un alto costo. Lo anterior es para poder disminuir el efecto de los costos en la administración del inventario. Aquí los artículos se aglomeran en familias u otro tipo de categorización de materiales de acuerdo a su importancia económica.

Inventario perpetuo

Es un sistema de inventario del que el negocio posee un registro continuo. Su función es conocer en cualquier instante el valor del inventario final, el costo de lo vendido y la utilidad o la pérdida bruta. Este método de inventario brinda un alto grado de control, ya que los registros habituales siempre están actualizados.

Inventario final

Es el que se realiza al cierre del ejercicio económico y se relaciona con el inicial. Habitualmente se hace al finalizar un periodo, y sirve para estipular una nueva situación patrimonial. Este se ejecuta después de haber efectuado todas las operaciones mercantiles de ese periodo. A través de las compras y ventas netas, se obtendrán las ganancias o pérdidas brutas en ventas durante dicho periodo.

Así, el inventario idóneo para cualquier negocio es el que presente menor probabilidad de errores, el que ofrezca mayor rapidez a la hora de detectarlos y mayor capacidad de reacción; así como también la posibilidad de corregirlos ante cualquier desviación. Lo ideal es hacerlo de manera regular para determinar la cantidad de productos con los que se cuenta. Siempre es conveniente adecuar el sistema de inventario al tamaño del negocio.

 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER