Logística: clave del éxito en el desarrollo empresarial

La logística representa la ejecución, planificación y control de las actividades relacionadas con la obtención, almacenamiento y traslado de materiales; además, comprende el suministro de las diversas materias primas necesarias, desde las primeras etapas hasta los productos terminados.

Esta herramienta desempeña un papel esencial en la gestión de las actividades de almacenaje y transporte, las cuales sirven de unión entre los centros y los mercados que están separados por el tiempo y la distancia.

Beneficios de una buena estrategia de logística

La planificación y organización eficaz de la logística empresarial permite a las empresas optimizar sus procesos y reducir sus gastos. Además, implica cierto orden en los procesos que involucran la producción y la comercialización de la mercancía.

Por otra parte, la logística empresarial busca ofrecer un excelente servicio al cliente y realizar el trabajo al menor costo; por eso, para lograrlo, es necesario que exista una planeación logística adecuada, que permita llevar un proceso detallado y organizado de cara a satisfacer a los clientes. Lo anterior implica realizar  un estudio con el objetivo de diseñar un sistema de control de la actividad logística empresarial, para garantizar que esta sea eficaz y eficiente.

¿Por qué es importante tener una estrategia de logística?

La logística busca ubicar sus productos en un espacio determinado, en el momento adecuado y cumpliendo con todas las normas. Esto se ejecuta con el fin de obtener la máxima rentabilidad, además de satisfacer la demanda de forma adecuada. Además,  busca garantizar la mayor calidad al menor costo posible, lo que implica contar con una buena administración de recursos humanos y financieros.

El poder ofrecer esta garantía representa una ventaja competitiva importante para cualquier empresa. Cumplir con los requisitos exigidos por la demanda de los clientes y al menor costo posible, genera un margen mayor de ganancia para la empresa.

Por lo anterior, es importante cumplir con todos los requisitos de seguridad preestablecidos para así poder evitar sanciones y accidentes laborales; además, se debe ser respetuoso con el medio ambiente y darle importancia a la responsabilidad social empresarial. Todo esto mejorará considerablemente la imagen de la empresa, tanto en el ámbito interno como en el externo.



Qué tener en cuenta al momento de formular su estrategia

Para llevar a cabo una buena estrategia de logística empresarial es necesario tener en cuenta los siguiente:

  • Diseño y planificación de rutas de transporte más adecuadas y óptimas. Es necesario pensar cuál es el modo y el medio indicado para distribuir los productos a los clientes.
  • Atención de servicio al cliente. a través de la logística se pueden gestionar los productos y servicios en función de las necesidades de los clientes. Además, los tiempos de respuesta se reducirán y serán de mayor calidad; es fundamental tener en cuenta que una buena organización permite aligerar cualquier proceso.
  • Gestión de inventarios para materias primas, productos intermedios y productos terminados. El almacenamiento de materiales se hará en función de los sistemas de venta de la empresa, de los productos que sean más demandados por los clientes o de los más perecederos.
  • Sistema de almacenamiento. puede discrepar mucho entre una empresa y otra. Son muchos los elementos que hay que tener en cuenta, a saber, tipo de producto, tamaño, espacio y lugar de almacenamiento. Esto permite llevar una exhaustiva gestión del inventario.
  • Procesamiento de pedidos. La buena gestión y planificación del inventario accede a procesar los pedidos de forma acelerada; de esta manera, se logra satisfacer la demanda de los clientes de una forma eficaz.
  • Gestión de datos. Para conocer sus productos y el sistema de almacenamiento. Se puede ganar mucha información referente a los pedidos, horarios de mayor concentración de estos pedidos, detección de faltas e incidencias.

Los objetivos de una buena estrategia de logística empresarial

Desarrollar una estrategia logística óptima resulta complejo más no es imposible. Existen diferentes clases de logística empresarial en función del modelo de negocio o la estructura de la empresa, algunas son:

  • Tener los productos disponibles. Mantener una adecuada cantidad de productos útiles resulta fundamental para mantener el negocio al día.
  • Poseer las cantidades adecuadas de cada producto. Tener un buen nivel de inventario permite proveer de producto ante las necesidades de los clientes; en cualquier caso, se debe evitar romper el inventario.
  • Mantener las condiciones correctas. Se debe cuidar el transporte además del almacenamiento de materiales, cuidando el producto y evitando desperfectos, sobre todo al laborar con material frágil.
  • Tener un espacio correcto para los materiales. Es importante tener un lugar específico para los materiales y los productos, con el fin de maximizar la eficiencia y facilitar el trabajo de búsqueda y detección de cualquier producto que se esté necesitando.
  • Cumplir con los tiempos. Es fundamental cumplir con los plazos y evitar retrasos innecesarios, ya que cualquier tipo de demora será un costo para la empresa.
  • Centrarse en el cliente. Es vital enfocar la estrategia logística en suministrar los productos al público objetivo de manera eficiente.
  • Buscar costos competitivos. Se deben buscar soluciones de logística que ofrezcan ventajas en costos, pero sin renunciar a la calidad y manteniendo las condiciones del producto.

Heineken: un caso de existo logístico

En materia de logística empresarial, un ejemplo exitoso es el de la empresa Heineken. Dicha organización deseaba que el Grupo Deutsche Post (DHL) optimizara su gestión logística con el fin de  controlar la distribución de sus productos. En el almacén debían gestionarse los envases retornados a producción para su reutilización, para ello, DHL debía agilizar, optimizar y pilotar todas las operaciones de almacén.

El beneficio de este proyecto fue el pilotaje de las operaciones en tiempo real y la redistribución del espacio de almacén; además, incluía la mejora de la calidad de servicio por la minimización de errores y de los tiempos de operación y la trazabilidad de los productos. Esto permitió que DHL mejorara la organización del almacén de forma que cumpliera con los requerimientos exigidos por el cliente.

Así, se puede determinar que la logística empresarial o administración de la cadena de suministros, es una manera de gestionar los procesos productivos; todo ello realizado bajo la óptica del aprovisionamiento, producción, distribución física y logística de excedentes. Sin embargo, para logar un adecuado nivel de servicio al cliente, todo debe funcionar de forma mancomunada, integrada y armónica, buscando siempre el menor costo posible, sin ocasionar daños al medio ambiente y con una alta tasa de resistencia.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER