Mercados financieros: todo lo que debe saber

Los mercados financieros son un espacio físico o virtual en el cual se realizan intercambios de activos financieros. Quienes interactúan en estos espacios se llaman agentes económicos y son los que definen los precios de los activos que se intercambian.

Entendiendo el mercado financiero

Los mercados financieros tienen entre sus particularidades la de no indicar el valor intrínseco de una acción por causa de fuerzas macroeconómicas; de este modo, los precios varían en gran parte por la transparencia, la cual garantiza que en el mercado se dicten precios apropiados.

Mientras podemos ver algunos mercados financieros pequeños, donde se realizan transacciones de poca envergadura, existen otros tan grandes como el mercado de valores de Nueva York. Son espacios fundamentales para las finanzas a nivel internacional, pues es en ellos donde los inversores realizan sus operaciones de compra y venta de las acciones  que se cotizan en la bolsa.

Tipos de mercados financieros

Los mercados financieros pueden clasificarse teniendo en cuenta varios aspectos, entre los que destacan:

  • La fase de negociación. A partir de esta se identifican dos tipos de mercado, el primario y el secundario. El primero es aquel donde se emiten nuevas acciones y el segundo es aquel donde se realiza el comercio posterior de los valores bursátiles.
  • La estructura. Se conocen como mercados organizados y no organizados. Entre los organizados se encuentra la bolsa y en el no organizado, el ,mercado extrabursátil, donde las negociaciones se dan  exclusivamente entre dos partes.
  • Activo o instrumento financiero. En esta clasificación se contemplan dos mercados: en primer lugar, los mercados financieros de bonos, conocido también como mercado de deudas, en los que se comercian bonos, notas y letras emitidas por el departamento del tesoro y los bancos centrales de los países. En segundo lugar, los mercados de capitales, en los que se negocian facturas, certificados de depósitos, notas e instrumentos bancarios con la finalidad de obtener liquidez por medio de préstamos, generalmente a corto plazo.

Otra clasificación de mercados que es reconocida por los economistas es la siguiente:

  • Mercado de derivados. Son aquellos que se destinan a la negociación de valores que a su vez derivan su valor en activos subyacentes.
  • Mercado de divisas. Este es el mercado con mayor liquidez en todo el mundo, debido a que el efectivo es el más líquido de todos los activos. En el mercado de divisas se realizan transacciones de comercialización de divisas extranjeras.
  • Mercados de materias. En este mercado se negocian productos que no han sido sometidos a un proceso de transformación; se vende la materia prima, tal como granos, cereales, metales, petróleo y otras energías.

Funcionamiento de los mercados financieros

Los mercados financieros se rigen por la ley de oferta y demanda, que es el principio básico de la economía de mercado. Este principio refleja de forma clara la relación entre los niveles de demanda de los activos financieros y la cantidad que se ofrece del producto.

La principal función es hacer intermediación entre las personas o entidades que ahorran y aquellas que requieren de financiación; en términos sencillos, hacer el puente para el contacto entre compradores y vendedores.

Sus funciones principales son:

  • Hacer intermediación entre quienes quieran invertir.
  • Fijar precios acordes para los activos.
  • Otorgar liquidez a los activos.
  • Promover circulación de activos reduciendo los plazos y costos de intermediación.

Características más resaltantes de los mercados financieros

Las funciones de hacer intermediación, fijar precios, otorgar liquidez y promover la circulación de activos son las acciones que realizan los participantes del mercado y se caracterizan por:

  • Amplitud en el volumen de activos negociados. Esta amplitud viene dada por la cantidad de inversores y de forma proporcional, de activos disponibles para ser negociados.
  • Flexibilidad y facilidad de actuación de agentes para atender solicitudes de compra o venta.
  • Libertad en transacciones de compra y venta, determinada por la ausencia de barreras que impidan dichas transacciones.
  • Profundidad en las órdenes de compra y venta, la cual viene a darse en función de la cantidad de órdenes que se manejen.
  • Transparencia en la información sobre el mercado.

Cuando estas cinco características están en su máxima expresión, se da lo que en términos financieros se conoce como “mercado perfecto”. Este se entiende no desde una concepción moral, sino como una fórmula en la cual la perfección la otorga que estén todos los elementos alineados y en la proporción correcta.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER