¿Cómo establecer el mínimo y máximo de stock que requiere la empresa?

Una gestión adecuada de stock o inventario evita que las empresas sufran grandes pérdidas. Según Raúl Ávila, director de Datalogic, este elemento de la gestión logística es fundamental, pues “las compañías pueden disminuir sus ganancias hasta en un 20 % si no llevan una correcta administración de sus almacenes”.

De ahí la importancia de la gestión del inventario, así como de establecer los mínimos y máximos más convenientes según las características de la empresa. Estos límites permitirán tener en el almacén el número adecuado de mercancía. Además, las inversiones en inventarios componen el patrimonio de la compañía; cualquier pérdida o ganancia se verá reflejada directamente en su rentabilidad.

¿Por qué es importante conocer el stock?

El stock o inventario se refiere a la cantidad de mercancía que tiene determinado negocio en el almacén con el propósito de satisfacer la demanda de sus clientes. De esa manera, suena bastante fácil; sin embargo, lo complicado del tema es que el inventario físico suele ser muy distinto de lo que aparece en los libros contables o reportes, por eso llevar una relación detallada del stock parece una tarea titánica.

Esto provoca diversos “dolores de cabeza” a los gerentes de las compañías. Algunos vuelven a comprar de última hora los artículos, a un precio mucho mayor; otros adquieren stock de más para evitar estas situaciones. Y los más arriesgados le dicen al cliente que ya no cuentan con existencias. En cualquiera de estos casos, la empresa sale perdiendo.

¿Cómo gestionar el stock de manera efectiva?

Llevar una adecuada gestión de inventarios no solo implica obtener resultados inmediatos. Las empresas líderes de todo el mundo también emplean su nivel de stock como una ventaja estratégica. “Esto lo logran al alinear su inventario del día a día con los objetivos prioritarios de todo el negocio”.

Un ejemplo es IKEA, la cual cuenta con 422 tiendas en 50 mercados distintos. ¿Cómo logra una gestión de inventario eficiente? Asigna mínimos y máximos para cada uno de sus productos. Estos valores son el resultado de un análisis exhaustivo de la demanda de sus clientes. “De esta manera, cada noche cuando surte sus bodegas, entrega solo lo necesario”.

Determinar el valor mínimo y máximo del stock

Existen diversas políticas de gestión de inventarios, las cuales deben tener en cuenta el sistema de inventarios que maneje cada compañía; de esta manera, se establecen niveles mínimos y máximos de stock, que no generen detrimentos a la compañía.

El nivel mínimo de stock (Sm) se refiere a la cantidad de producto más baja que la empresa puede tener en el almacén. Esta cifra le permite seguir atendiendo la demanda de sus clientes sin incurrir en faltantes. Para determinarlo, la fórmula es: Sm = C x T. Donde C se refiere al consumo o demanda y T, al tiempo de reposición del producto.

Aquí es fundamental conocer la demanda del producto; este dato se puede obtener de distintas maneras, ya sea desde el registro histórico de ventas hasta empleando sofisticados programas de cómputo.

Por su parte, el nivel máximo es el número más elevado de stock que un negocio puede almacenar de forma continua. Superar esta cantidad es una señal de alarma, ya que implica costos adicionales para la empresa.

El stock máximo está limitado por 3 factores:

  • Físico. El tamaño del almacén.
  • Financiero. La disponibilidad financiera de la empresa.
  • Económico. El costo del almacenaje.

Para calcularlo, se debe sumar el stock activo más el previsto durante el plazo de entrega, más el stock de seguridad (mínimo para no interrumpir el suministro).

Recomendaciones para una gestión eficiente del stock

Para lograr una gestión eficiente del stock, es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Llevar un estricto control de las existencias reales para evitar discrepancias con los reportes contables. Lo ideal es que cada fecha de cierre se realice un corte para verificar si existen variaciones y corregirlas.
  • Mantener una constante comunicación con el área de ventas para conocer las demandas esperadas.
  • Monitorear tanto factores internos como externos que afecten la cantidad de existencias. Por ejemplo, si una empresa vende artículos tecnológicos y la competencia lanza un nuevo modelo, seguramente afectará el desplazamiento de sus propios productos.

Para concluir, siguiendo una política de máximos y mínimos, la empresa podrá hacer múltiples ahorros. Por un lado, no invertirá de más en los artículos que almacena en la bodega; y por otro, estará en posibilidad de responder a las demandas del mercado.

 

 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER