Zonas económicas, ¿cómo beneficia a los países que la conforman?

Una zona económica representa la integración de diversas naciones con el único fin de comercializar sus diversas mercancías sin tantas trabas legales. Su objetivo es potenciar la actividad económica entre los países y con ello mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Ventajas y desventajas de una zona económica

Lograr un acuerdo de esta naturaleza no es nada sencillo; sin embargo, de lograrlo, puede redundar en grandes beneficios para la economía de un país, entre los que se encuentran:

  • Generación de economías de escala. El amplio mercado derivado de la integración económica en armonía con procesos eficientes permitirá una mayor producción, a la vez que se verán disminuidos los costos de producción.
  • Previene prácticas monopólicas. El derrumbe de los “muros económicos” lleva a las empresas a competir entre sí. El resultado es previsible: la competencia hace caer los precios al mismo tiempo que obliga a la innovación.
  • El mercado nacional se “inunda” de productos novedosos. El intercambio entre países contribuye a la distribución de bienes que pudieran no producirse en alguno de los países. De esta forma, vemos en las naciones latinas productos como una consola de videojuegos o un smartphone de última generación.

Como no todo puede ser miel sobre hojuelas, la creación de una zona económica también puede traer serias repercusiones a la economía, la más importante es:

  • No todos los sectores se benefician en la misma magnitud. Es importante que para una integración de esta índole, los países involucrados tengan más o menos el mismo nivel de desarrollo. De lo contrario, se generaría una competencia desleal afectando a los sectores más vulnerables.

Zona económica: el TLCAN y su impacto en México

 El TLCAN (ahora T-MEC) fue suscrito en 1994 por Estados Unidos, México y Canadá. Según la Secretaría de Economía de este país latinoamericano (SE), para 2016, los beneficios que ha traído a la economía mexicana son los siguientes:

En 22 años de comercio con EUA y Canadá, México ha logrado incrementar sus exportaciones un 618 por ciento. Las economías de escala y la mayor participación de empresas han contribuido significativamente a este logro.

Al mismo tiempo, incrementó sus importaciones en 323 por ciento. Con ello, ahora en México es posible encontrar productos de última generación a precios asequibles para sus habitantes.

El fortalecimiento de una región

Hoy en día, la comunidad europea es una zona económica poderosa a nivel mundial capaz de competir con la mayor economía del mundo: la estadounidense. Su moneda, el euro, posee un poder de compra casi tan fuerte como el dólar norteamericano. Esta realidad no sería así si las naciones europeas no hubieran decidido aliarse de manera estratégica para impulsar sus economías y hacerlas más competitivas.

La competitividad es un concepto de gran magnitud en la última época. Una zona económica ayuda de manera sostenida a generarla. Es fundamental que para la competitividad regional se consideren las formas para incentivar el desarrollo tecnológico, el funcionamiento de las cadenas de valor, la mejora de los canales logísticos y el intercambio comercial.

¿Qué debe tener en cuenta?

A medida que los mercados se expanden, las empresas de todos los tamaños pueden incorporarse, ya sea con un producto en existencia o con la generación de un nuevo modelo de negocio. En cualquier caso, las zonas económicas redundan en un incremento de las ventas, una reducción de los costos empresariales y un incremento sustancial de las ganancias.

Esto se traduce en el bienestar de la población, es decir, en una reducción de precios debido a la competencia, en el incremento en la variedad y calidad de los productos y, en general, en una mejor calidad de vida para las familias.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER