HDD vs. SSD: ¿Qué disco duro es mejor? ¿Cómo diferenciarlos?

Frecuentemente, los medios de almacenamiento son considerados como herramientas ofimáticas importantes cuando se trata de tomar decisiones empresariales de tecnología y procesos informáticos; es por esta razón que los responsables de sistemas en una compañía deben saber decidir si un HDD (hard disk drive o unidad de disco duro) o un SSD (solid state drive o unidad de estado sólido) es el más adecuado para sus servidores. Teniendo en cuenta las características de la organización y sus necesidades.

Solo en los Estados Unidos, los centros de datos consumieron alrededor de $20 mil millones (200 TWh) de electricidad anual en 2016; además, existe una proyección que indica que cada cinco años esta cifra se duplicará. Así mismo, se estima que el almacenamiento de datos solo es responsable del 25 % al ​​35 % del consumo de energía del centro de datos. Los servidores en los centros de datos suelen incluir múltiples HDD o SSD, generalmente dispuestos en un nivel adecuado para un mejor rendimiento, confiabilidad y disponibilidad (Altiparmak, 2017).



¿Qué es un HDD?

Es una unidad de disco duro, es decir, un periférico de almacenamiento informático no volátil. El HDD es un dispositivo secundario que posee discos magnéticos o platos que giran a altas velocidades, y es empleado para el manejo y el almacenamiento de información de forma permanente. Su memoria principal es la de acceso aleatorio (RAM). El hecho de que sea no volátil quiere decir que los datos se retienen cuando se apaga la computadora.

Definiendo el SSD

Las unidades de estado sólido (SSD) son dispositivos de almacenamiento de datos que utilizan tecnología de memoria flash sin movimiento. Todo esto en vez de utilizar discos magnéticos giratorios o medios ópticos. Los SSD son compatibles con las interfaces de disco duro usuales, como SATA o SAS.

Diferencias entre HDD y SSD

Entre los dispositivos HDD y SSD existen varias diferencias. Entre ellas encontramos las siguientes:

 1. Velocidad

Al comparar ambas unidades de almacenamiento, la velocidad es un rasgo distintivo. El HDD emplea el magnetismo para el almacenamiento de datos en una bandeja giratoria. Cuanto más rápido gire esta última, mayor será su velocidad. Los servidores con requisitos de alto rendimiento generalmente están equipados de HDD con velocidades de 7,200, 10,000 o 15,000 rpm. Cuando los discos duros en un chasis giran a diferentes velocidades, pueden afectar las operaciones al interrumpir los ciclos de escritura de cada uno. Los SSD tienen memoria flash, lo que hace que tengan una mayor velocidad y un mejor rendimiento.

2. Confiabilidad

Los SSD carecen de partes móviles, por lo que tienden a ser más duraderos; esta particularidad los lleva a soportar golpes o sacudidas que puede experimentar la computadora. El proceso de lectura y escritura no se degrada y lleva a mantener la integridad de los datos durante más de 200 años.

Por su parte, el HDD sí posee partes móviles. Se caracteriza por tener un eje accionado por un motor contentivo de uno o más discos circulares denominados platos. Los cabezales de lectura-escritura se ubican en la parte superior de los discos. Por ende, los mecanismos dentro de las unidades de disco duro son propensos al desgaste y susceptibles a averías en caso de caídas o golpes.

3. Vida útil

Mientras que las unidades de disco duro envejecen debido a su desgaste mecánico, el desgaste de las unidades SSD se debe a un efecto eléctrico. En consecuencia, se entiende que las unidades de estado sólido son más duraderas debido al diseño ya explicado. Sin partes móviles, se puede soportar un mayor impacto, caídas y temperaturas.

4. Consumo de energía

Los discos duros, o HDD, demandan de electricidad extra para hacer girar la bandeja fija y el cabezal. En el caso del SSD, la utilidad de la energía opera en el almacenamiento de datos (Altiparmak, 2017).

5. Capacidad de almacenamiento de HDD y SSD

Es una característica principal de cada unidad de disco duro (HDD o SSD). Como se indicó anteriormente, las unidades de disco duro pueden almacenar hasta 10 TB y las unidades SSD están disponibles con hasta 3.84 TB. Sin embargo, no siempre es recomendable seleccionar las unidades más grandes para obtener una capacidad específica. Los HDD nunca deben utilizarse individualmente en un servidor, sino que siempre deben combinarse en grupos de al menos dos para garantizar operaciones confiables.

En este punto, el lector podría preguntarse si escoger entre un HDD o un SSD. En definitiva, las unidades híbridas de estado sólido brindan una mejor combinación debido a sus peculiaridades de capacidad, rendimiento y consideraciones de presupuesto. Con el almacenamiento en la computadora, las unidades HDD y SSD pueden funcionar conjuntamente en beneficio de la organización.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER