Los SDD como herramientas tecnológicas empresariales

Las SDD (Solid State Drive) son una alternativa a los discos (DD), que almacenan los datos en pequeños chips (microchips) con memorias flash conectadas entre sí; estos se diferencian de los DD, que utilizan dispositivos mecánicos en movimiento. Este tipo de unidad de almacenamiento es considerado una herramienta tecnológica novedosa, y es catalogada como la evolución de las memorias USB.

Los SDD utilizan memorias flash basadas en tecnología NAND (NOT AND); está tecnología, por no ser volátil, permite que la información quede almacenada aun cuando el disco se desconecta. Por otra parte, no posee lectores físicos para grabar la información sino un procesador que realiza las operaciones relacionadas con la lectura y la escritura de datos.

Estos procesadores son los que toman las acciones sobre cómo almacenar, recuperar, almacenar en caché y limpiar la información del disco; por eso, su eficacia es un elemento fundamental que llega a determinar el rendimiento total del sistema.

En cuanto al tamaño, estos discos suelen ser compatibles con los diseños anteriores de los DD, lo que permite que puedan encajar en los mismos espacios y ranuras donde van instalados los DD en un computador.

Ventajas de las unidades de estado sólido

Evidentemente, las ventajas concretas de escritura y lectura de datos dependen siempre de los diferentes modelos que hay en el mercado. Sin embargo, vale la pena destacar que las SDD suelen ser mucho más rápidas que las mecánicas; de ahí precisamente la diferencia de precio con respecto a los DD tradicionales.

Además, la tecnología ha ido evolucionado, haciendo que los SDD mejoren su rendimiento. Estos indicadores son valiosos, pues la capacidad de procesamiento de la información es básica para el uso final del equipo; además, poseer un dispositivo veloz en el procesamiento de datos es algo que se debe tener siempre presente.

La gran mayoría de los expertos concuerdan en que la ampliación de la memoria RAM mejora el procesamiento de datos, ya que esto garantiza su rapidez; sin embargo, no hay que perder de vista el sistema de almacenamiento, pues en la gran mayoría de los casos la instalación de unidades de estado sólido mejora el rendimiento y la sensación del usuario con respecto a la eficiencia de su equipo.

¿Qué permite un SDD?

Un SDD aumenta notablemente la velocidad del equipo, debido a sus grandes volúmenes de transferencia de datos; además, mejora en la respuesta (tiempo que existe entre el momento en el que se recibe la orden de leer y escribir y el momento en que la información se lee y escribe), que está próxima a los casi  cero milisegundos, en comparación con los 10 o 12 milisegundos de los DD convencionales.

Por otra parte, las unidades de estado sólido permiten una serie de mejoras al momento de realizar la transferencia de archivos pequeños, siendo este aspecto uno de los más importantes en comparación con los DD.

Es en este sentido y no en el volumen de transferencia de datos es en el que se obtiene una considerable ventaja, ya que los sistemas operativos hacen constantemente lecturas de los archivos pequeños y las transferencias de gran tamaño sólo se realizan en ocasiones contadas. Esto último permite un incremento en el rendimiento de manera constante, frente a los DD tradicionales.



Mejoras de un SDD frente a un HD

  • Arranque del sistema. El sistema de arranque pasa de durar minutos a cuestión de segundos.
  • Mejora en la productividad. Los programas se abren más rápido, las aplicaciones se ejecutan mejor, etc.
  • Aumento en la velocidad. La rapidez en la transferencia de archivos se incrementa.
  • Menor consumo energético. Sobre todo en los equipos portátiles, ya que aumenta en más de 30 minutos su nivel de autonomía.
  • Menor peso. Punto importante en los equipos portátiles.
  • Menor generación de calor. Los circuitos integrados generan muchísima menos temperatura en relación con los DD tradicionales.
  • Sin vibraciones ni ruido.
  • Mejor resistencia a pequeños golpes y al magnetismo.

Otro de sus puntos a favor es su tiempo de arranque, que es de poco menos de 15 segundos frente a más de un minuto y medio de los DD en muchos sistemas operativos. Así, por ejemplo, abrir aplicaciones como la suite Office de Microsoft tomaba bastante tiempo al hacer uso de DD; sin embargo, con una SDD abre prácticamente de forma instantánea. Como se ha mencionado anteriormente, existen múltiples ventajas en el uso de los SDD con respecto a los DD tradicionales; la velocidad de procesamiento de la información se ha convertido en algo esencial en un mundo en donde el que posee la información de manera más rápida, segura y veraz tiene la ventaja sobre sus competidores.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER