La administración pública y los desafíos para la protección de la información

La administración pública reúne todos los asuntos que acontecen en el espacio compartido por los ciudadanos. Uno de los elementos fundamentales dentro de sus tareas es la información; sin esta es imposible identificar los problemas o construir relaciones entre los organismos y ciudadanos. En este artículo le explicamos qué desafíos tiene la administración pública para proteger información confidencial.

Garantías exigentes en la información de la administración pública

La administración pública debe velar por la confidencialidad de los datos personales de los ciudadanos pertenecientes a ella. De hecho, la normativa de confidencialidad que se maneja aquí suele ser más exigente que en  los organismos privados. Podemos encontrar tres causas principales:

  • La fuga de información afecta a millones de personas. Cualquier problema o vulnerabilidad tendría incidencia en un elevado número de ciudadanos que pueden querellarse contra la administración pública.
  • Representa al Estado. Si los ciudadanos perciben un mal tratamiento de su información personal la percepción de fiabilidad del Estado desciende.
  • La exigencia de ser vanguardia. No debe caer en procesos obsoletos. Su posición en la tecnología debe ser avanzada para evitar problemas que afecten a la población.

¿Cuáles son sus obligaciones?

La protección de datos se ha convertido en una obligación para la administración pública. Un estudio de la National Cyber Security Alliance (NCSA) asegura que el 68 % de los estadounidenses está preocupado por la privacidad de sus datos. Debido a que el interés sobre el tratamiento de los datos personales ha aumentado, las organizaciones se han visto obligadas a mejorar su protección. Dentro de las mejoras está:

  • Digitalización del servicio. Los gobiernos electrónicos han crecido en su implantación durante los últimos años. Un ejemplo es la zona de la Unión Europea, donde dos de cada tres servicios son ofrecidos por canales telemáticos.

Sin embargo, existen riesgos a la hora de llevar a cabo esta transformación digital. En relación con la información especialmente sensible que se maneja en los diferentes órganos que componen la administración pública, debemos tener en cuenta que:

  • Existe una estructura de seguridad heredada contraria a las exigencias del futuro: la tecnología actual de las administraciones públicas necesita cambios estructurales.
  • Aunque se han impulsado proyectos ambiciosos para incorporar los servicios telemáticos, la seguridad sigue siendo un obstáculo.


La tecnología inalcanzable

¿Qué consecuencias tienen las pocas respuestas de la administración pública a estos desafíos? Ya se ha destacado la pérdida de apoyo popular entre los ciudadanos que ven a los Gobiernos paralizados. Sin embargo, el sector de la tecnología también se resiente con:

  • Falta de adopción de los servicios de nube y de código abierto. Ante la falta de confianza, las herramientas digitales más avanzadas son las que carecen de espacio en la administración pública.
  • Baja idoneidad de las contrataciones. Cuando la administración pública decide dar un paso adelante, en ocasiones no contrata a las personas que mejor se adaptan al perfil.

Cambios en la fuerza laboral

Los equipos de trabajo deben ser preparados ante este tremendo desafío. Según un estudio realizado por Capgemini para la Comisión Europea, esa capacitación debe asentarse en la educación de la fuerza laboral.

¿Cuál es el futuro de la administración pública?

Todos estos desafíos y obstáculos se fundamentan en una pregunta: ¿cómo nos imaginamos la administración pública en el futuro? El 18 % de los CIO cree que las iniciativas digitales deben marcar el futuro. Un número que no ha parado de aumentar en los últimos años. El futuro, por tanto, consolidará una transformación digital que ya no tiene vuelta atrás.

INFO-SEG-Admon-Publica

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER