Ciberataques: las grandes amenazas para las potencias mundiales

No es la primera vez que el actual presidente de los Estados Unidos habla de legislación para enfrentar las ciberamenazas. Pero que lo haya hecho frente al congreso en su reciente discurso sobre el Estado de la Unión, demuestra la importancia que tiene la Ciberseguridad para ese gobierno. Barack Obama menciona la necesidad de combatir las cambiantes amenazas que representan los ciberataques, la invasión a la privacidad y el robo de secretos comerciales, las cuales podrían dejar a la nación y su economía vulnerable, e invita a desarrollar mecanismos para derrotar estas amenazas.

El mensaje toma relevancia después del ataque informático que sufrió Sony Pictures Entertainment el pasado mes de noviembre, que además de implicar robo de información confidencial y extracción de películas aún no proyectadas, también resultó en la posterior exigencia de los atacantes de no publicar la película The Interview; este ciberataque se une a los ya sufridos el en 2014 por otras organizaciones norteamericanas, como son Home Depot y J.P. Morgan, solo por mencionar algunas.

Esto contrasta perfectamente con el contenido de la décima edición del Reporte de Riesgos Globales 2015 (Riesgos que trascienden fronteras y afectan a todas las industrias), publicado por el Foro Económico Mundial el pasado 15 de enero. Una vez más en el top 10 de riesgos globales, en términos de probabilidad, están los ciberataques a gran escala y el robo/fraude masivo de datos.

En términos de impacto está el colapso de redes e infraestructura crítica de información (entiéndase como colapso del ciberespacio). El ciberespacio representa un nuevo frente en la ecuación geopolítica, cuando los ciberataques tienen el gran potencial de infligir daño económico, manifiesta el último reporte de riesgos globales.

Un preocupación gubernamental

Al situar estos riesgos tecnológicos casi al mismo nivel que las catástrofes naturales, crisis por escasez de agua, crisis fiscales y conflictos entre estados, los pone una vez más en la óptica de nuestros gobiernos y organizaciones. Para que puedan abordarlos, mitigarlos y fortalecer las capacidades de resiliencia a nivel país y corporativo.

El Foro Económico Mundial destaca en este reporte el ascenso de la hiperconectividad; sabemos que gracias a las iniciativas y esfuerzos de MinTIC, Colombia no es ajena a esta tendencia, pues el incremento de la interconexión digital en nuestro país es ampliamente conocida, con todos los beneficios que conlleva.

Las fugas de información, el ciberespionaje y el fraude en Internet han erosionado la confianza en Internet, afectando mayormente al e-commerce, la banca online, servicios en la nube y trámites con el estado. Estas preocupaciones que han surgido en instituciones y gobiernos fueron plasmadas a finales del año 2013 por el semanario The Economist, causadas por las revelaciones de Edward Snowden sobre los programas de vigilancia ejecutados por la NSA en Internet.

La publicación económica considera que los servicios en la nube serán menos globales, más regionales y menos norteamericanos. Regulaciones para que entidades financieras mantengan los datos dentro de las fronteras nacionales y evitar el uso de datacenters extranjeros, lo que algunos llaman “Nacionalismo de los datos”, son comunes en Brasil y Alemania. Por ejemplo autoridades alemanas restringen el movimiento de datos fuera de la Unión Europea. Por su parte, Brasil propuso medidas para evitar usar servicios de la nube norteamericanos.

¿Cómo lo enfrenta Colombia?

Incluso Colombia en la Ley 1581 declara que se prohíbe la transferencia de datos personales de cualquier tipo a países que no proporcionen niveles adecuados de protección de datos. La pregunta es ¿quién determina si un país tiene niveles adecuados de protección de datos? Quizá un acercamiento es la iniciativa de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) con su Índice de Ciberseguridad Global, en el cual Colombia ocupa el noveno puesto, reflejando los esfuerzos de MinTIC al respecto.

Pero surgen varias inquietudes, entre otras: ¿Así de buena es Colombia en Ciberseguridad? ¿La cooperación es realmente eficiente entre sector público y privado? ¿Se ha reducido el cibercrimen? En otras palabras: ¿Colombia tiene capacidades robustas de resiliencia ante los riesgos globales enunciados por el Foro Económico Mundial?

Imagen @perspec_photo88, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER