Las políticas de seguridad deben ser prioritarias para las empresas

Las políticas de seguridad deben ser prioritarias para cualquier empresa. Los avances tecnológicos abren más brechas para los hackers. Según los expertos, la mente del hacker va por delante de los sistemas que implementamos.

Políticas de seguridad avanzada para proteger a la empresa

Una empresa posee millones de datos confidenciales que están en peligro. La información corporativa y la identidad de clientes y proveedores también quedan al descubierto.

Cada año se roban millones de datos sensibles. Latinoamérica es una de las zonas más desprotegidas. Los empresarios de países como México, Colombia o Brasil, participaron en una encuesta de Yankee Group.

Unos 200 ejecutivos pusieron de manifiesto que el 80 % de las entidades usan passwords simples para sus usuarios y solo poco más del 65 % usaban la encriptación de datos.

Esta forma de proceder deja, literalmente, los datos confidenciales y corporativos en manos de los cibercriminales. Lamentablemente, una buena porción de organizaciones se decide a implementar políticas de seguridad cuando ya han sido atacadas.

Sin embargo, es importante que las compañías comprendan que la seguridad debe ser la piedra angular sobre la que edifique un sitio web de la corporación.

La prevención como parte de las políticas de seguridad

En la actualidad, prácticamente el 100 % de las grandes empresas cuenta con presencia online. Ya sea a través de página web, ecommerce, redes sociales, blogs… los ciberdelincuentes encuentran brechas de seguridad que aprovechan para hacer mucho daño.

El mantenimiento preventivo

Es importante que, dentro de las medidas que componen las políticas de seguridad de una compañía, se incluyan las acciones preventivas. Las primeras, más básicas y primordiales hacen referencia a la necesidad de realizar actualizaciones.

Los servidores y el software que emplean deben ser actualizados y parcheados con asiduidad, procurando contar siempre con la última versión, que incluye las defensas más recientes.

También es bueno que se vigilen los registros de accesos. A través de ellos se puede determinar si existen intentos para acceder de forma fraudulenta.

La educación como fuente de seguridad

En apenas cinco años, la forma de actuar en internet ha cambiado notablemente. Redes Sociales, tiendas online, pasarelas de pago, BYOD, geolocalización… todo ello implica el acceso activo de los propios trabajadores.

La empresa debe llevar a cabo una política educativa que conciencie a la plantilla de la necesidad de ocuparse de la seguridad de sus propios equipos. La actualización de sus sistemas operativos y su software, instalación de antivirus, contraseñas fuertes, uso de conexiones seguras… aún así, los negocios no estarán completamente a salvo de malware, rasomware, phishing, spyware y cientos de virus y amenazas que acechan cada día.

A pesar de estas precauciones, lamentablemente las organizaciones no están a salvo. Una buena manera de estar preparado para minimizar el desastre es con un plan de contingencia capaz de devolver la operatividad al 100 % lo antes posible.

Si no se dispone del personal o supone un gasto excesivo para el negocio, externalizar este servicio y las políticas de seguridad puede ser una opción.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER