¿Cuál es la importancia de adoptar IPV6 en las grandes empresas?

Todos los que usamos Internet, desde el uso de páginas web, envío de correos electrónicos, mensajes de texto por sistemas como WhatsApp, vista de videos en línea y más, lo disfrutamos gracias a un inmenso despliegue técnico que existe por todo el mundo. Son miles de millones de dispositivos de red como enrutadores, módems, cables de fibra óptica, coaxial y otros, que hacen todo esto posible.

Además de estos aparatos, también tenemos unos protocolos que permiten que la comunicación entre miles de millones de dispositivos en todo el mundo sea una realidad. Estos protocolos podemos verlos como el lenguaje común que hablan todos los dispositivos conectados a Internet y que permite que entre estos se comuniquen. Por ejemplo, al ver una página web se habla un protocolo y al enviar un correo electrónico, se habla otro protocolo. Debajo de estos, existen otros protocolos más básicos, que transportan información de todo estilo (páginas web, correos electrónicos, videos y demás) por todo el mundo y se conoce como TCP/IP.

El protocolo TCP/IP tiene varias funciones, una de las cuáles es enrutar la información hacia ciertos lugares. Por ejemplo, yo que estoy en Bogotá, Colombia y pido cierta información a un servidor en Estados Unidos, el protocolo TCP/IP sabe que deben enviármela a mí y no a otro usuario, por ejemplo, alguien viviendo en Alemania.

Actualmente en la parte del protocolo IP, que es la dirección que se nos asigna (sería como la dirección de su casa u oficina), usamos la versión 4, conocida usualmente como IPV4. Esta versión como fue diseñada, tenía un número relativamente limitado de direcciones, exactamente 4,294,967,296 direcciones. Este es un número muy limitado frente a la cantidad de equipos que hay conectados a la red y de hecho en varias regiones del mundo ya se acabaron las direcciones IPV4.

IPV6 al rescate

Hace unos 20 años fue claro que las direcciones IPV4 se acabarían rápidamente. Los entes globales que coordinan las direcciones crearon entonces el estándar IPV6, que aumentaba el número de direcciones a 340,282,366,920,938,463,463,374,607,431,768,211,456, un número lo suficientemente grande para asignar una dirección IP a cada equipo existente y demorará casi 100 años según los cálculos en acabarse.

La transición de IPV4 a IPV6 empezó en el año 2011 y según datos de Google menos del 14% de las conexiones mundiales ya están usando IPV6. Actualmente esta es una problemática baja, pues se han usado algunos trucos técnicos para alargar la vida de las direcciones IPV4, como la utilización de IP privadas bajo el protocolo NAT, que funciona, pero que no es lo ideal y que entre otros, reduce la velocidad de las conexiones (usualmente imperceptible, pero siempre habrá una degradación de la conexión con el mecanismo NAT).

Según los mismos datos de Google, Estados Unidos ya tiene el 30% de sus conexiones con IPV6. Varios países del llamado primer mundo tienen datos similares, usualmente por encima del 10%, incluso Bélgica está cercano a llegar al 50%. Lo triste, es que los países en vía de desarrollo, en general están muy quedados. Colombia tiene menos del 0.01% de conexiones con IPV6, situación que asemejan casi todos los países de la región, con la excepción de Ecuador (19%), Perú (14.6%), Brasil (9%) y Bolivia (4%).

En parte esta situación se puede responder en 3 razones. La primera es que los proveedores de Internet no han querido empezar la migración, que es costosa y compleja. Segundo, los clientes que accedemos a Internet, principalmente empresariales que no han visto las ventajas de contar con esta tecnología. Y tercero, además la más importante, son los entes reguladores que no han tomado verdaderas cartas en el asunto y no están exigiendo estos cambios. Para ver un ejemplo, el MinTIC en Colombia, encargado de este tema, tiene una página web dedicada a este tema y aunque hay algunos documentos e incluso un decreto, no hay una fecha límite para esta implementación ni un verdadero mapa de ruta.

¿Mi empresa debería contar con IPV6?

La respuesta corta a esta pregunta es un rotundo y gigante SI. Si en este momento su empresa no cuenta con IPV6, sus empleados no van a perder conectividad a Internet, ni dejarán de navegar, al menos por los próximos años. La razón es que la mayoría de portales y usuarios que ya tienen IPV6, también están navegando de forma dual con IPV4, en lo que se conoce como el dual stack. Sin embargo, esta situación cambiará y en un futuro, usuarios que se conecten con IPV6 puede que se conecten o no con servicios que solo están en IPV4, es una moneda al aire.

Los proveedores más grandes de Internet y servicios asociados, como Google, Microsoft y Google, ya tienen desplegadas sus redes IPV6. Aunque el ritmo de crecimiento todavía es lento, considero que es una gran inversión y ahorro de tiempo el empezar a desplegar redes IPV6. Ahora, esto en buena parte debe ir de la mano de su proveedor de Internet, que como mostré, en muchos países están rezagados.

Este artículo lo escribo en el año 2016 como una alerta muy temprana. Tarde o temprano su empresa deberá migrar a IPV6, que dependiendo de cómo esté diseñada la infraestructura de la misma en IPV4, será fácil o complejo de realizar. Por el momento, simplemente invito a las altas directivas y no solo técnicas, a evaluar el tema, a analizar los costos, a hablar con sus proveedores de Internet y a ir entendiendo los pasos que se deben tomar.

Imagen @Skley, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER