Emprendimiento Corporativo: La ruta hacia el desarrollo y la innovación en grandes empresas

Las empresas buscan mantener su ventaja competitiva, crecer y desarrollarse de manera rentable, innovando y creando nuevas líneas de negocio, modelos que permitan introducir productos y servicios en mercados en los que ya tienen presencia o en otros que desean conquistar. A partir de esto surge el emprendimiento corporativo.

El emprendimiento corporativo es el proceso bajo el cual equipos en una compañía conciben, lanzan y gestionan un nuevo negocio, diferente del negocio tradicional de la empresa madre, apalancando sus activos, capacidades, presencia en el mercado u otros recursos.

Sin embargo, el emprendimiento corporativo va más allá del desarrollo de nuevos productos para innovar en modelos de negocio, canales o marcas. Las empresas deben reconocer que es necesario escapar de la “zona de confort” de sus modelos y actividades tradicionales de negocio para crear valor a partir de nuevas oportunidades y desafíos empresariales. El emprendimiento corporativo es la respuesta a los retos que representan la concepción y el desarrollo de nuevos negocios en las organizaciones.

Según el artículo sobre emprendimiento corporativo por Wolcott y Lippitz de la escuela de negocios Sloan en MIT, investigaron cerca de 30 empresas destacadas en Estados Unidos, concluyendo cuatro modelos para desarrollar negocios dentro de las organizaciones.

En este post, trataremos de resumir estas cuatro aproximaciones al emprendimiento corporativo y plantearemos las reflexiones necesarias para que ejecutivos y empresarios de Latinoamérica puedan planificar los procesos de emprendimiento corporativo en sus organizaciones.

Cuatro formas de desarrollar negocios dentro de las organizaciones

Los cuatro modelos se derivan del cruce de dos dimensiones observadas:

  1. La propiedad organizacional (ej. el dueño o encargado de los nuevos negocios en la organización)
  2. La asignación de recursos (ej. aquellos destinados a los nuevos conceptos de negocio).

La matriz que resulta de la unión de estas dos dimensiones permite establecer los siguientes modelos de emprendimiento corporativo:

  • Oportunista
  • Habilitador
  • Advocado
  • Productor

Conjuntamente, estos cuatro modelos representan las aproximaciones para construir el emprendimiento corporativo en las organizaciones. A continuación haremos una breve descripción de cada uno de ellos.

El modelo oportunista del emprendimiento corporativo

Este modelo mezcla propiedad difusa con asignación ad hoc de recursos. De manera orgánica las organizaciones creen en intrépidos líderes ejecutivos cuyo tesón, credibilidad y capacidad de gestión impulsa a la organización a experimentar y explorar nuevas oportunidades de negocio.

El modelo funciona en organizaciones con fuerte cultura organizacional y redes sociales de ejecutivos que trascienden las rígidas estructuras organizacionales, en otras palabras, compañías donde un número significativo de ejecutivos “dicen si” y toman el riesgo de explorar una nueva alternativa de negocio.

El modelo habilitador del emprendimiento corporativo

En este modelo, la premisa es que sin mayor estructura, los empleados de una organización estarán dispuestos a crear y desarrollar nuevos conceptos si se les ofrece el apoyo y los recursos adecuados. Sin una organización formal, los colaboradores en las empresas buscarán la manera de explorar las nuevas oportunidades bajo su propia iniciativa siempre y cuando estas estén alineadas con los derroteros estratégicos de la compañía. Ya sea los nuevos esquemas para innovar e incorporar en las empresas o esquemas para la financiación y creación de productos, sin que exista una fórmula única par hacerlo.

Las empresas que han implantado este modelo ofrecen: transparencia en los beneficios ofrecidos a los empleados que hacen aportes valiosos, criterios claros de selección de ideas y conceptos, mecanismos transparentes para fondear las nuevas iniciativas, y apoyo gerencial para ejecutar las propuestas de negocio más destacadas. El caso insignia de aplicación de este modelo es Google que permite que el 20% del tiempo de los colaboradores se destine a la exploración de conceptos y creación de prototipos que después son validados y enriquecidos entre colegas y equipos de colaboradores.

El modelo del advocado en emprendimiento corporativo

Bajo este modelo, la empresa asigna responsabilidad y autoridad sobre la creación de nuevos negocios a un grupo destacado de personas encargadas de crear y gestar nuevos negocios al tiempo que destina presupuestos modestos o limitados al grupo.

La idea es que el grupo de advocados actúe como evangelizadores y expertos en innovación, facilitando el emprendimiento corporativo entre otras áreas funcionales o unidades de negocio de la organización. Un ejemplo de esto es, DuPont que utiliza estos agentes de cambio interno para sensibilizar a sus diferentes unidades de negocio, motivándoles a que experimenten y generen nuevas oportunidades de negocio.

El modelo del productor en emprendimiento corporativo

En este modelo, las empresas implementan el emprendimiento corporativo creando y apoyando organizaciones formales internas con presupuestos considerables y gran influencia sobre otras unidades de negocio. El modelo también busca proteger a los proyectos emergentes de disputas entre áreas de negocios, motivando a la colaboración entre áreas de la organización para crear negocios potencialmente disruptivos. Empresas como IBM y Cargill se destacan por utilizar estos modelos dentro de sus esquemas y políticas de emprendimiento corporativo.

¿Cómo escoger el modelo apropiado de emprendimiento corporativo?

Las empresas que busquen evolucionar del modelo oportunista de emprendimiento corporativo hacia un modelo más estructurado que refleje el carácter estratégico del cambio, la innovación y el crecimiento, debe alinear su cultura empresarial con una clara visión que debe ser compartida y comunicada a los miembros de la organización. De la misma manera, los objetivos de negocio deben estar claramente definidos para entender si la organización necesita transformarse, renovarse o encontrar nuevos espacios de desarrollo empresarial.

Una vez la visión, la comunicación, la cultura empresarial y los objetivos de negocio estén definidos, se debe hacer un análisis sobre las capacidades, recursos e implicaciones industriales y de mercado que se deben considerar y asumir para cualquiera de los modelos de emprendimiento corporativo expuestos.

En cualquier caso, los modelos de emprendimiento corporativo deben ser explorados en alcance, y los ejecutivos a cargo deben ser flexibles y tomar riesgos en su ejecución. Al final del día, el emprendimiento corporativo es un proceso continuo de aprendizaje en innovación y crecimiento empresarial.

Es importante, que para la realización de todo emprendimiento como es el caso del emprendimiento corporativo se deben generar estrategias de planeación a nivel empresarial para garantizar el éxito de los objetivos.

Imagen destacada: @Cultura de Red, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER