¿Por qué las empresas deben invertir en tecnologías para crecer?

 

Hace unos meses se publicó el ranking de las empresas más grandes del mundo, en lo que se refiere a su valor de mercado. Esta versión del ranking publicado a principios de 2016, trajo varios datos bien interesantes, que deben ser analizados por las implicaciones que tienen, tanto para estos negocios, como para las empresas en general.

La primera gran conclusión de esta noticia es que Alphabet, la empresa matriz de Google, por primera vez en la historia es la empresa más grande del mundo. Alphabet es seguida por Apple, la anterior número uno, Microsoft, Facebook y Exxon Mobil, en ese orden. Es interesante ver como dos de estas cinco empresas aparecieron con Internet, cuatro tienen menos de 40 años de existencia y solo una es una empresa que no proviene del mundo de la tecnología de la información.

Hace unos pocos años, Exxon Mobil era la empresa más grande del mundo y pocos preveían como la misma iba a ser destronada. Durante unos años, Exxon Mobil y Apple compitieron por el número uno y hoy la primera, en parte por los precios del petróleo a nivel mundial, ha dejado de ser ese gran competidor por el primer lugar.

Pero más allá del tema del petróleo, quiero traer en este artículo dos grandes reflexiones: primero, que es muy interesante invertir en empresas de tecnología de la información y dos y aún más importante, que la tecnología es un factor competitivo y que las empresas en general, deben invertir en estas.

Invertir en tecnología ayuda al desarrollo de las empresas

Qué bueno sería ser accionista de una de estas 5 empresas que he mencionado. Yo no lo soy, pero como me habría gustado invertir un buen dinero hace varios años en estas empresas. Sin embargo y más allá de lo anecdótico que sería haber invertido en estas, es claro que las empresas de tecnología de información pueden estar sentadas en minas de oro. Y no me estoy refirieron solo a Alphabet, Apple, Microsoft y Facebook, sino a los cientos de miles o incluso millones de empresas que hay en todo el mundo y que trabajan ofreciendo productos, servicios y soluciones en las tecnologías de la información.

Puede llegar a ser un gran negocio ser dueño o accionista de una empresa de este estilo, pero lo interesante es preguntarse por qué la gente y las empresas invierten grandes sumas de dinero en los productos de estas. Estoy seguro que la respuesta no es solo que estas empresas cuentan con grandes departamentos de mercadeo que nos lavan la mente. Esto podría ser cierto, sin embargo la razón es mucho más profunda y es que ofrecen soluciones que nos ayudan en nuestras vidas, a ser más productivos y eficientes, a vender más y muchos otros.

Desde mi punto de vista, contar con una tecnología de primer nivel, nos puede traer grandes repercusiones en las empresas. De hecho, el contar o no contar con una tecnología, puede ser el factor decisivo entre ganar o perder, entre ser un jugador pequeño o uno de gran renombre.

Tecnologías como activos estratégicos para lograr ventajas competitivas

Todavía muchas empresas ven la tecnología solo como eso, “una tecnología más”. En esta visión, es común que las altas directivas asignen el tema al área de tecnología, lo cual no está mal pero es insuficiente, ya que la empresa debería también entender las implicaciones estratégicas de la tecnología. Es decir, la tecnología es un activo estratégico, que va más allá del tema netamente técnico e incluye importantes componentes de administración, estrategia y otros.

Una vez se entienda que la tecnología es un activo estratégico de las organizaciones, contar o no con una tecnología, o decidirse ir por uno u otro proveedor, puede crear o destruir una ventaja competitiva. Elementos como el tiempo, la velocidad, la seguridad, los costos y otros de la tecnología, nos pueden traer a las empresas diferenciales o por el contrario, destruirlos.

Lo triste para muchas empresas, es que este tema no es reciente y son muchas las empresas que fallan en el mismo. Por ejemplo, Michael Porter, el gran gurú de la estrategia moderna, ha hablado de las ventajas competitivas de las tecnología, al menos desde el año 1985. Es cierto que la tecnología en estos 30 años largos ha evolucionado mucho, sin embargo los postulados de Porter no solo no han perdido vigencia, sino que por el contrario, se han potencializado.

Si su empresa vive en una era pre 1985, es hora de cambiar. Ojalá ya hayan realizado este cambio, pero a consciencia y logrando todas esas ventajas competitivas. Si no lo ha hecho, no es tarde, pero es urgente empezar a transformar su organización. Y eso sí, no deje de buscar asesores de primer nivel que le ayuden a dar este salto de la manera correcta, con el menor impacto negativo, mayor retorno y el menor costo posible.

Imagen: @UnknownNet Photography, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER