10 aportes de cambio de la energía eólica en ciudades

La energía eólica se ha convertido en una fuente de energía clave de cara a la migración hacia el nuevo paradigma energético; durante 2018 su generación creció casi un 10 % en todo el mundo. Estados Unidos, China, Alemania e India son sus principales productores mundiales, mientras que en la región de Latinoamérica, el aprovechamiento del viento lo lidera Brasil.

Esta fuente de energía renovable se obtiene del viento. Es un tipo de energía cinética producida por las corrientes de aire que se convierten en electricidad a través de un generador eléctrico.

Uno de los objetivos de Desarrollo Sostenible acordados por los países que son parte del ONU es el de producir electricidad sostenible. Si se quiere cumplir este objetivo para el 2030, es necesario invertir en infraestructura de captación solar, eólica y termal.

Así, desarrollar la red eléctrica inteligente deberá completar el trabajo que se hace al generar electricidad mediante energía renovable. Además, el internet de las cosas se convertirá en otro durante el cambio de la matriz de eficiencia energética mundial.



10 casos de cambio a través de la energía eólica

1. Energía eólica en Uruguay

La pampa uruguaya se ve salpicada por los molinos de viento como parte de la estrategia de este país para abandonar el uso de los combustibles fósiles. Los parques eólicos producen alrededor del 48 por ciento de su demanda energética; esto le permite ser la nación con mejor electrificación rural en toda América Latina.

2. Molinos de viento daneses

Los molinos de viento son parte de la tradición danesa, pero desde hace algunos años este país apuesta por los eólicos marinos. A partir de 2013, la energía eólica generó la mitad de la demanda de electricidad del país; esto es el resultado de una interacción entre instituciones públicas, centros de investigación, la industria y los ciudadanos, quienes invierten en acciones de las compañías eólicas.

3. Estepa patagónica: energía eólica en Argentina

Con la ayuda de una fundación, la zona rural de Cholila, ubicada en Chubut, en la Patagonia Argentina, se dota de energía eólica. A lo largo del año lectivo, los estudiantes de la escuela local construyen un aerogenerador y lo instalan en la casa de una familia.

 4. El viento de la Guajira

Como parte del compromiso de Colombia por combatir el efecto invernadero, se trabaja en un parque eólico que podría iniciar sus operaciones en el 2022, este se instalará en la Alta Guajira porque en esta ubicación los vientos son óptimos para generar este tipo de energía.

5. El gigante asiático de los vientos

China es el mayor productor en el mundo de energía eólica e instaló la mayor capacidad de parques en 2018. Se espera que en el futuro se mantenga como el mayor mercado de turbinas.

6. Grupo Nestlé de México

El Grupo Nestlé se posicionó como la primera empresa de alimentos en México en obtener el 85 % de su energía requerida a través de la energía mecánica producida por el viento. Con esta medida, la compañía dejó de emitir más de 124 mil toneladas de CO2, lo que equivale a sacar de circulación 39 mil autos compactos al año.

7. Aerogeneradores domésticos

La energía eólica no es exclusiva de los gobiernos o industrias; los ciudadanos comunes también la pueden implementar en sus casas. En España, la empresa Repowering Solutions comercializa aerogeneradores para familias y pequeños negocios.

8. Energía eólica offshore en las Islas Canarias

A la energía eólica marina se la domina offshore, y protagoniza buena parte de la transición energética europea. De hecho, en las Islas Canarias se trabaja para instalar el primer gran parque eólico del mar español que estaría en marcha en 2024.

 9. Trenes eólicos de Holanda

Desde 2017, los trenes eléctricos de pasajeros que circulan por Holanda se mueven con energía eólica. Esto trae esperanza en materia de energías renovables y se espera que el éxito inspire a otros proyectos ferroviarios de alta velocidad en el mundo.

10. Navidad eólica escocesa

El 23 de diciembre de 2016 marcó un récord para la energía eólica escocesa. A partir de ese día y hasta el 26, los aerogeneradores produjeron la potencia que permitió que toda la energía consumida en el territorio proviniera de los vientos.

 La humanidad está llegando a un punto de no retorno en materia energética; cada vez depende menos de los derivados del petróleo. En el caso particular de la energía eólica, con base en la tecnología desarrollada, se espera que el futuro esté en los vientos del mar.

 

 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER