Las implicaciones estratégicas de “casarse” con una tecnología en particular

En el mundo de la tecnología, con frecuencia nos toca tomar partido a favor de una u otra. Por ejemplo, decidir si somos Windows o Mac; hace varias décadas, si era Betamax o VHS, y más reciente, si era Blu-Ray o HD DVD. Algunas de estas tecnologías han desaparecido a favor de una que dominó, como el caso del HD DVD. Sin embargo muchas de estas tecnologías sobreviven lado a lado con su competencia.

Es cierto que muchas tecnologías competidoras han adoptado esquemas que permiten ser compatible, al menos de forma parcial. Por ejemplo, yo estoy escribiendo este artículo en el programa Word de Microsoft para Mac. Si yo envío este archivo a alguien que tenga Windows y no un Mac, probablemente lo va abrir e imprimirlo, viéndolo idéntico a como yo lo veo en un Mac. A pesar de esto, son tecnologías diferentes, con filosofías distintas, que son compatibles en muchos elementos, pero no en todos.

El caso de Windows vs. Mac (y vs. Linux) es relativamente trivial. Hay casos más complejos, como lo puede ser el adquirir un sistema empresarial, como un ERP o un CRM. Al adquirir uno de estos sistemas, se hacen compromisos, como estar “casado” con esta tecnología por varias décadas. Este tipo de decisiones con frecuencia solo se toman en el mundo técnico, pero sus implicaciones estratégicas, gerenciales y de costos deben ser tomadas muy en cuenta.

¿Quién toma las decisiones sobre adquisición de tecnología en su organización?

La mayoría de empresas de gran tamaño, así como muchas medianas e incluso de menor tamaño cuentan con un vicepresidente o gerente de tecnología. Esta persona usualmente cuenta con el apoyo de un grupo de ingenieros y técnicos. Es este grupo el que usualmente, por no decir siempre, toma las decisiones sobre adquisición de una u otra tecnología.

El grupo técnico de las empresas, basa sus decisiones en lo que consideran que requiere la organización además de restricciones presupuestales que usualmente tienen. Esto es muy válido, pero pienso que es insuficiente. Son pocas las organizaciones donde el gerente o presidente interviene activamente en la decisión. Usualmente la cabeza más alta de la organización se deja aconsejar por su vicepresidente, pues para esto lo contrato. A pesar de esto, ese presidente tiene que entender claramente las implicaciones de una u otra en la organización.

Les propongo un ejemplo para mirar como esta decisión tiene que ser entendida y comprendida por el gerente. Esta es una empresa que ha tenido un gran crecimiento en los últimos años y requiere de un sistema para administrar los clientes, conocido como CRM. Al vicepresidente de tecnología se le encarga de conseguir la solución y tiene un presupuesto total de US $50,000 para contratar e implementar la solución.

Este vicepresidente hace su tarea y encuentra una solución que cumple estas características. Quizás el identifique que esa solución sea compatible con los sistemas actuales y que su incorporación será muy sencilla y transparente. Sin embargo, su precio bajo lleva a tener limitantes de negocio. Con una participación activa del presidente, esto podría identificarse y crear una alerta. En tal caso, el presidente podría buscar un presupuesto adicional para una solución más costosa que no tenga estas limitantes.

Otro elemento en este ejemplo, es que el sistema no es el más moderno (por eso es más económico) y tiene altos costos de mantenimiento. Puede que el vicepresidente de tecnología detecte esto, sin embargo la visión del presidente podría dar una visión más completa sobre esta restricción.

Elementos a tomar en cuenta al adquirir una plataforma tecnológica

Para finalizar este artículo, quiero mencionar algunos elementos que todo presidente o gerente debe analizar cuándo la organización este adquiriendo tecnologías:

Aunque un vicepresidente de tecnología aportará mucho conocimiento para contratar las tecnologías, el presidente está en la obligación de participar. Una tecnología en las empresas es estratégica y su decisión tiene que partir de la cabeza de la misma organización.

Imagen @Horia Varlan, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER