La tecnología en la sociedad y en las grandes corporaciones

La era actual está viviendo cambios dinámicos a través de la evolución de la información. Esto ha llevado a repensar la influencia que ha tenido la tecnología en la sociedad. Por ende, las grandes empresas deben alinearse a esta, con el propósito de poder satisfacer lo que esperan sus clientes.

Al definir la tecnología, Chiavenato (1989), revela que la misma puede verse desde dos enfoques:

  • Como variable ambiental, representa un elemento del entorno o de la sociedad. Las grandes empresas van adquiriendo, incorporando y absorbiendo en sus procesos, las tecnologías específicas para su sector.
  • Como variable organizacional, la tecnología se comprende como parte de las grandes empresas y que influye notoriamente en sus procesos. Incide de forma sobresaliente interna y externamente.

Por consiguiente, la tecnología constituye el sistema de conocimientos e información producto de la investigación, experimentación y experiencia. Al unirse con los métodos de producción, comercialización y gestión, genera productos, procesos y servicios mejorados. (Saez, García, Palao y Rojo, s/f).

Todo ello podrá estimular el crecimiento de la innovación en muchos ámbitos. Mejoras en servicios públicos, educación, salud, transporte, bienestar de la población, entre otros; son algunos de los aspectos favorables. Ello llega a corroborar que la tecnología no solo se agrupa en automatización e inteligencia artificial, por ejemplo. En este caso forma parte de la vida diaria. Esta revolución modifica la estructura de las grandes empresas y el perfil de sus puestos de trabajo. (Banco Interamericano de Desarrollo)

Factores positivos de la tecnología en la sociedad

Tal y como se ha referido, las grandes empresas se alinean a lo que la sociedad demanda. Ello redunda en una prestación de mejores productos y servicios. Para ello, deberán invertir grandes recursos para lograr ser competitivas. Entre algunos de los elementos que la tecnología en la sociedad afecta positivamente se tienen (Kenn, 1991):

  1. Un gran porcentaje de los fondos generados por las grandes empresas son online. Por ejemplo, esto facilita las operaciones de los pasajeros al comprar o reservar pasajes aéreos por internet. De igual manera, el comercio electrónico se ha incrementado notablemente. Muchas transacciones que brindan servicios online como pedidos y pagos, son con plataformas electrónicas. Cada vez más es una necesidad en la sociedad.
  2. Intercambio electrónico de datos. Esta ventaja permite la suplantación del papel y lo sustituye con la información online. Aquí se visualiza un gran ahorro en papel y minimización de tiempo de trámites para los clientes.
  3. Un punto esencial en la comercialización de productos y servicios. Es muy frecuente ver puntos de venta y pagos electrónicos.
  4. Enlace electrónico y directo de las grandes empresas con sus clientes y proveedores. Lo que conlleva a que todas las operaciones dependerán de la tecnología.

Finalmente, es un hecho que las grandes empresas se encaminan a que la tecnología en la sociedad satisfaga sus requerimientos. Lo anterior genera ofertas innovadoras y competitivas. Por ello se hace importante, medir constantemente los valores de demanda para adaptarse de forma rápida a las mismas.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER