Una mirada a cómo Internet ha cambiado la industria colombiana

Hace unos minutos, justo antes de escribir estas líneas, pase por al lado de un fax que está en mi oficina. Todos los días paso justo al lado de este aparato, pero no recuerdo la última vez que lo utilicé. Creo que fue hace 2 o 3 años. Y aunque no lo estoy usando, no lo retiro pues quizás en el futuro le encuentre un uso.

El fax es una tecnología que hace unos 20 años tuvo un gran auge. Sin embargo, tecnologías más prácticas como el correo electrónico, el chat y las redes sociales, volvieron este dispositivo en algo obsoleto. Este fax que tengo puede ser una reliquia en algunos años y podré mostrárselo algún día a mis hijos y nietos y explicarles cómo funcionaba.

Traigo este ejemplo del fax, pues muchas cosas que hacíamos hace algunos años en nuestra vida personal y profesional han cambiado gracias a Internet. En las industrias los cambios han sido abrumadores y las empresas en Colombia no han sido ajenas a esta situación. A continuación realizaré un corto análisis, con motivo del día de Internet, de cómo la industria colombiana ha cambiado en gran parte a la aparición de esta red.

Los patrones y paradigmas empresariales se han transformado

Antes de entrar en materia, es necesario recordar que Internet todavía es muy nuevo. Las primeras empresas (multinacionales en su mayoría) y universidades que tuvieron acceso a Internet, lo lograron hacia el año de 1995. En ese entonces la velocidad de la red era mínima y era muy poco lo que se podía hacer. Las empresas más grandes y las visionarias “se montaron” en el vagón de Internet a principios de la década del 2000. El grueso de las empresas empezaron a ver Internet como una herramienta interesante entre el 2005 y la actualidad.

Desde hace varios años es extraño recibir una tarjeta de presentación que al menos no tenga una dirección de correo electrónico y también una dirección de página web. La mayoría de empresas tienen al menos una dirección de correo electrónico con su proveedor de Internet o un servicio de correo gratis, como Gmail o Hotmail. Y precisamente este es el primer gran cambio, pues las empresas y sus empleados aprendieron a comunicarse electrónicamente. Este parece un cambio pequeño, pero ha creado una revolución en la forma como hacemos negocios, desde el envío de cotizaciones al recibo y pago de facturas.

El primer paso fue el correo electrónico. Después llego el BlackBerry Messenger, que hoy ha sido reemplazado por Whatsapp. Esto ha llevado a que los directivos y los empleados estén conectados todo el tiempo, independientemente de dónde estén, de la hora y si están trabajando o de descanso. Esto nos ha llevado a cambiar la forma cómo operamos las empresas.

Esta misma revolución de Internet ha permitido la creación eficiente del teletrabajo, como una alternativa a las oficinas. Esto se suma a los trancones, problemas de movilidad, inseguridad y otros efectos negativos que encontramos en muchas ciudades nacionales. Por ejemplo, hoy dos o más personas pueden hacer videoconferencia, encontrándose en puntos opuestos del mundo.

Internet es tan importante, que cada vez son más los empleados que cuentan con un celular inteligente con acceso a la red para su uso personal, pero que tienen en este herramientas de la empresa. El celular los conecta con el mundo virtual y les permite hace su trabajo de mejor forma.

Vendiendo por y con Internet

Otro de los fenómenos que ha traído consigo Internet a la industria nacional, es que nos ha abierto las puertas para llegar a un número gigante de consumidores. Con proyectos como la red nacional de fibra óptica del MinTIC, el 96% de los municipios nacionales se encuentra conectado a Internet de alta velocidad. Esta es una población gigante que la podemos convertir en clientes potenciales.

En Internet podemos vender a través de tiendas en línea con el comercio electrónico, pero también podemos tener presencia para atraer compradores a tiendas físicas, en lo que se conoce como negocios electrónicos. Tener alguna de estas iniciativas, bien diseñada y con una estrategia adecuada, puede lograr grandes retornos para nuestras organizaciones.

El comercio electrónico hasta ahora empieza a despegar en el país, con un letargo de muchos años. Según la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, en el 2013 en Colombia se transaron 8,283 millones de dólares por este medio, lo que corresponde al 2,19% del PIB. Esta cifra seguirá creciendo y es una gran oportunidad que tienen las grandes empresas para hacer crecer nuestro mercado interno.

Ya muchas organizaciones se han montado al comercio electrónico y están recibiendo sus beneficios. Muchas otras lo están planeando y harán crecer esta cifra aún más. La invitación es para las empresas que todavía no están aprovechando este medio, para que lo hagan bien, con una buena estrategia y un buen asesoramiento. El comercio electrónico ya ha cambiado muchas empresas y seguro la suya también lo hará.

Estas primeras conclusiones son muy breves, pero es innegable lo que Internet ha cambiado nuestras compañías. Las empresas nacientes en un alto porcentaje nacen con Internet en su ADN y muchas empresas existentes han adoptado estrategias de Internet. Las empresas y sus empleados han cambiado, en general de forma positiva y seguro seguirán profundizando este cambio con el paso del tiempo.

Imagen por @Dennis Skley, distribuida con licencia Creative Commons CC BY-NC-SA 2.0

1 comentario a esta entrada.
  1. Gracias por la informaicón creo que es necesario este tema dentro de la indsutria ya que el impacto que tiene el internet es importante en el tener presencia cuando exista una necesidad.

    Saludos

    Déjanos un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER