Los objetivos de una empresa y la estrategia que se debe plantear

Planear consiste en fijar el curso concreto de acción que ha de seguirse, bajo lineamientos y criterios analizados con anterioridad. Cuando esta planeación es realizada en el nivel institucional recibe el nombre de planeación estratégica. La correcta cohesión entre los objetivos departamentales y la planeación permitirá concretar los objetivos de una empresa.

Los objetivos fundamentales de toda empresa

Las empresas se crean bajo una norma específica: generar beneficios al inversionista. La Teoría General de la Administración (TGA), además, establece que toda empresa se sostiene mediante tres pilares fundamentales: sobrevivir, crecer y desarrollarse. Bajo estos objetivos de una empresa se formula la estrategia empresarial a emprender y, por ende, se estructuran las conocidas áreas funcionales.

Sobrevivir

Este primer objetivo organizacional enlaza todas las funciones empresariales necesarias para que la empresa no desaparezca. El área de operaciones (y sus respectivos departamentos) encabeza este grupo; ya que es la encargada de establecer el mínimo de ventas necesario para alcanzar el equilibrio económico.

Crecer

El segundo objetivo esencial de toda organización es expandirse y/o acrecentar sus activos, principalmente a través de la venta de sus productos. Las áreas funcionales y departamentos respectivos que cargan con el liderazgo de esta actividad son Mercadotecnia y Finanzas.

Desarrollo

La administración, en sus inicios, no concebía un objetivo de esta magnitud. Alcanzados y mantenidos los dos anteriores, toda empresa debe buscar el desarrollo propio, de sus trabajadores y de la comunidad misma. Estos motivos son suficientes para la creación de las áreas de recursos humanos y de desarrollo de nuevos productos.

Los objetivos de una empresa y su estrategia

Por estrategia empresarial se entiende al conjunto de decisiones capaces de orientar los recursos necesarios para el logro de los objetivos fundamentales. Una planeación estratégica adecuada encauza la estrategia empresarial a través de tres actividades básicas:

Análisis ambiental

Estudio de las condiciones, las variables externas, las repercusiones, los desafíos y oportunidades externas que afecten a la empresa. Entre ellas encontramos a los mercados, la competencia, la economía, el Gobierno y las tecnologías existentes en la industria.

Análisis organizacional

Estudio de las condiciones actuales y futuras de la empresa. Implica conocer fortalezas, debilidades, capacidades y potencialidades de los recursos disponibles (incluyendo la tecnología interna) y de aquellos necesarios.

Formulación de estrategias

Es la toma de decisiones globales (comprende a la organización en su totalidad) que producirán efectos positivos en el futuro de la empresa en un horizonte de largo plazo.

Como puede observarse, la planeación estratégica es el punto de unión entre los objetivos de una empresa y la futura ejecución de los diversos cursos alternativos de acción. La valoración y aprobación de las alternativas propuestas genera la decisión estratégica; aquella que definirá el rumbo de la empresa en los próximos años.

Si la estrategia empresarial enfoca sus esfuerzos al cumplimiento de los tres objetivos de una empresa fundamentales: permanecer, crecer, desarrollarse. Todo plan táctico (desdoblamiento de la estrategia y concerniente a las áreas funcionales) centra su trabajo en el logro de por lo menos uno de los tres.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER