Opciones para que una gran empresa cuente con Tienda en Línea

El Comercio Electrónico es sin lugar a dudas, el canal de ventas del futuro, para todo tipo de empresas, por no decir que es el canal del presente. Por dónde se mire, las empresas que venden por medio de una tienda en línea, de una forma correcta, están haciendo ventas espectaculares. En países como Colombia, ya representan casi el 3% del PIB nacional y se prevé que seguirá creciendo a ritmos exponenciales.

Esta tendencia no solo se presenta en Colombia, sino en muchas regiones, incluyendo América Latina. Aunque en los últimos años no ha aparecido un gran estudio consolidado de la región, en el 2012 la revista América Economía hablaba que en el año 2010 y 2011, las ventas online se duplicaron en América Latina, llegando a US $43 mil millones. Hoy esta cifra, sin lugar a dudas es muy superior y es de los pocos renglones de la economía que se puede dar el gusto de tener semejantes credenciales.

Frente a esta situación, las grandes empresas tienen varias opciones para crear canales de ventas online propios y de terceros dentro de sus estrategias de Marketing digital.

Diferentes opciones para contar con una tienda en línea propia

En un comienzo las tiendas en línea se pueden clasificar en 2 grandes categorías:

  • Las que operan terceros
  • Las que operan nuestras empresa directamente.

A su vez hay otras características, que se ven en 3 niveles de profundidad: Marketplace de terceros, Marketplace propio y tienda en línea propia.

El marketplace de terceros

son plataformas manejadas y operadas por terceros, como lo puede ser Mercadolibre, OLX, Linio (Marketplace), Amazon (Marketplace) y ebay. Es usual que las empresas grandes ignoren estos espacios, por sus altos costos (cuando se tienen muchas ventas) y por el poco control que se tiene sobre los usuarios. Sin embargo, cuando una empresa quiere probar el comercio por internet, experimentar un poco y analizar la viabilidad del mismo, esto podría ser un paso inicial y/o temporal.

Marketplace propio

Algunos ejemplos de comercio en línea como esfacil.co, Monomi, Vendes Fácil, Shopify o Tienda Nube. Plataformas completas, que por un fee anual relativamente bajo, permiten a sus empresas clientes crear tienda en línea propia en Internet, con dominio propio y personalizado. Algunas de estas plataformas también tienen su “centro comercial” dónde promueven los productos de sus tiendas afiliadas.

Contratar una tienda en línea propia

Toda la administración corre por cuenta propia. Esta es la solución más profesional, la más costosa de crear, pero también, sobre la cual se tiene más control y flexibilidad.

Ventajas de la Tienda Online propia

Contar con un marketplace propio o de un tercero, es como alquilar una oficina en un edificio. Dependiendo del contrato que se tenga, se pueden hacer algunos cambios, como pintar las paredes, remodelar los baños y otros. Sin embargo, hay ciertas cosas que probablemente no se pueden hacer, como remodelar la recepción del edificio.

Por otro lado, si se compra la casa o edificio, seguramente si se podrán hacer los cambios que se quieran. Es decir, comprar una casa por el lote para derribarla y construir un edificio con unas características especiales. A esto se asemeja el concepto de una tienda en línea propia.

Dos rutas a tener en cuenta en una tienda en línea propia

En las tiendas propias, hay 2 grandes rutas a seguir.

  1. Adaptar una plataforma de comercio electrónico libre, que ya existe y configurarla al gusto. Plataformas populares en este momento incluyen a Magento y PrestaShop.
  2. Contratar una plataforma propietaria, por un valor de entrada y/o de mantenimiento. En América Latina se destacan Vtex (brasilera) y TotalCode (Colombiana y Estadounidense). También hay otras de grandes empresas, como IBM. Y por último, está el desarrollo de un e-commerce desde cero.

La segunda opción es una muy buena forma para aplicar, ya que las soluciones que proveen Vtex y TotalCode son de primer nivel. Ambas plataformas están diseñadas para la realidad empresarial de América Latina, son muy flexibles, es fácil añadir funciones e incluso crear conexiones con otros sistemas como ERPs y CRMs, entre otros. Adicionalmente ambas empresas entienden muy bien que el éxito no solo está en la plataforma, sino en la estrategia y en particular el marketing que se realiza alrededor de las mismas.

Algunos problemas de las tiendas libres

Las tiendas libres son muy buenas técnicamente, pero para dicho entorno tienen varios problemas.

  1. El primero es que aunque los costos de implementación suelen ser bajos, los costos de mantenimiento pueden ser altos.
  2. No están diseñadas para la realidad de América Latina y en general, muestran poco interés por la región. Los desarrollos adicionales pueden o ser gratis, o económicos o muy costosos, cuando nadie en la comunidad los ha realizado.

Más allá de la decisión que se tome, las plataformas de comercio electrónico requieren de una estrategia para salir adelante. El tráfico que se generará para ese portal no sucederá de la noche a la mañana y hay que llevar el usuario al mismo. Esto requiere planeación, coordinación y ante todo un presupuesto.

Como empresa, se podría plantear una estrategia mixta, teniendo presencia en marketplaces de terceros para apoyar la presencia en un inicio y poco tiempo después, haciendo presencia propia con una tienda en línea propia. Son muchas las opciones y lo importante es que usted y su equipo definan lo que a su empresa le funcionará para efectuar las transacciones online en América Latina.

Imagen @Robbert Noordzij, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER