Pasarelas de Pago: Todo lo que debe saber un CEO y cómo contratarlas

Para el segundo artículo de los elementos que todo ejecutivo debe conocer sobre tecnologías relacionadas con las páginas web de su organización, hablaré de las pasarelas de pago. Estas plataformas, que todos los días crecen y cada vez son más comunes, permiten la compra de productos a través de Internet, en lo que se conoce como Comercio Electrónico. En los últimos años además han incursionado en la compra de productos a través de establecimientos físicos y ventas telefónicas, entre otros.

A continuación explicaré con un poco más de detalle lo qué es una pasarela de pago y lo que se debe analizar a la hora de contratar uno de estos servicios.

¿Qué es una Pasarela de Pago?

La forma más sencilla de explicar el funcionamiento de la Pasarela de Pago, es haciendo un paralelo con lo que sucede en el mundo físico cuándo se realiza una compra con tarjetas crédito y débito. En general, cuándo usted va a una tienda, por ejemplo un supermercado, una librería o una tienda de discos y usted decide pagar con tarjeta crédito, esta es pasada por un dispositivo conocido como datáfono o Terminal Punto de Venta (TPV).

Cuando su tarjeta es leída por el datáfono, este aparato se conecta vía telefónica, por Internet o por otra red y solicita autorización para la compra al banco. Dependiendo de la forma de pago, antes de realizar la compra, es posible que usted deba introducir su PIN de seguridad. Además, deberá firmar el comprobante de compra, bien sea en un papel que se imprime o con su firma sobre una pantalla (esto último se usa en países como Estados Unidos, pero no es común en América Latina).

En Internet, las pasarelas de pago tienen un funcionamiento similar al datáfono. Cuando un cliente compra a través de Internet y desea pagar con su tarjeta de crédito, ingresa a la pasarela de pagos y escribe la información de la tarjeta, incluyendo los números (conocidos como BINES), fecha de vencimiento, nombre del tarjetahabiente, código de seguridad e información de facturación de la tarjeta (dirección y teléfono). Esta información es enviada al banco para su aprobación o rechazo. En este caso no se imprime un comprobante ni se requiere firma en la transacción.

Para las pasarelas de pago, existen dos modalidades. La primera es que la tienda instale un programa de pasarela de pago, a través de cual se recibe y se procesa la información del pago. La otra opción es contratar el servicio de una empresa especializada en esto, que ofrece toda la tecnología, acompañamiento y asesoría.

Empresas como Amazon.com cuentan con su propia pasarela de pago y no interviene un servicio de pasarela de pago. Sin embargo, para hacer algo así, se requiere de una gran infraestructura tecnológica y altos estándares de seguridad, con certificaciones como PCI/DSS, lo cual puede ser muy costoso.

Empresas más pequeñas o empresas que no desean invertir en plataformas tan costosas, prefieren dejar el tema de seguridad a un tercero. Este tercero, que es la plataforma de pasarela de pagos, ha invertido en una gran infraestructura y seguridad, costo que es “repartido” entre múltiples clientes.

Un caso interesante de uso de pasarelas es la gigante aerolínea Avianca. Actualmente a través de su página Web, Avianca vende la mayoría de sus tiquetes. Esto es mucho dinero, sin embargo ellos por diferentes razones han optado por procesar las compras a través de diferentes pasarelas de pago (una por cada país en el que venden tiquetes).

Opciones para contratar Pasarelas de Pago

Existen muchos modelos para contratar pasarelas de pago, dependiendo del volumen y monto de las transacciones. Además se debe definir si se adquiere una plataforma propia o se adquiere el servicio con una empresa de Pasarela de Pagos. Me voy a centrar en lo segundo, ya que son más sencillos y es una solución popular.

Algunas pasarelas de pago, venden bolsas en las cuáles cobran un valor fijo por cada transacción, independiente del valor. En este caso, el dinero de la venta le llega directamente a las cuentas bancarias de la empresa contratante. Otro modelo, es cobrar un porcentaje sobre las ventas, que usualmente varía dependiendo del valor de la misma. En este modelo, puede que el dinero llegue a la cuenta de la empresa o por el contrario, a una cuenta de la pasarela de pagos. También pueden existir otros costos, como costo de inscripción, mensualidad o anualidad.

Es recomendable que usted contrate una pasarela de pago que tenga presencia en su país y permita retirar dinero con facilidad. Hay muchas empresas en América Latina, siendo PayU Latam, la más grande. En Colombia también operan PlaceToPay e Interpagos, solo por mencionar unas cuantas.

Otra opción muy popular, es PayPal. Esta es una empresa de Estados Unidos, peor que ofrece servicios a muchos países. Sin embargo, en algunos países sus operaciones son limitadas.

Como siempre, recomiendo que se asesore, analice los costos y tome la mejor decisión. Con el tiempo y a medida que crezcan las operaciones, analice otras opciones y solicite mejores condiciones a su proveedor de pasarela de pagos.

Imagen @Sean MacEntee, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

2 comentarios a esta entrada.
  1. El hecho de que el recaudo entre a cuentas de la Plataforma requiere procesos diferentes de integración o esto es mero capricho de la Platraforma de pagos.

    • El hecho de que el recaudo entre a cuentas de la Plataforma requiere procesos diferentes de integración o esto es mero capricho de la Platraforma de pagos.

      La pregunta surge, porque para el propietario del Comercio es mejor que el dinero entre directamente a sus cuentas y no la de la plataforma de pagos.

      Déjanos un comentario

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER