Firma del proceso de paz: ¿Cómo se benefician las grandes empresas?

En días pasados y después de varios años de conversaciones, el gobierno colombiano anunció la firma del proceso de paz con la guerrilla de las FARC. Aunque todavía faltan muchos elementos para que esta sea una realidad y sin entrar a debatir si la misma será una realidad u otro tema netamente relacionado con la paz, la guerra o la política, voy a hacer un análisis de lo que podría suceder si esta se convierte en una realidad, para la economía colombiana.

A medida de que la situación de orden público en Colombia mejore, no hay duda que esta traerá nuevas inversiones, tanto locales como extranjeras. En un país como Colombia, dónde se estima que la población ronda los 48 millones de habitantes y que además geográficamente está muy favorecido, es un mercado que desde muchos puntos de vista llama la atención para la inversión.

Hay algunos temas claves que la paz traerá y son estos puntos los que analizaré para que las empresas, en especial las grandes, puedan obtener beneficios frente a esta nueva situación.

Proceso de paz y sus beneficios económicos en las empresas

Colombia lleva en guerra más de 50 años. Aunque en ocasiones la guerra ha llegado a las grandes ciudades, que a la vez son los grandes polos de la economía nacional, la misma ha sido esporádica, ya que la guerra se ha centrado en el campo. Dada esta condición, la mayor parte de la población colombiana no ha tenido que vivir directamente con la guerra y esto ha permitido que las ciudades se hayan desarrollado económicamente y que la inversión extranjera haya prosperado.

El año pasado, según datos oficiales, el Producto Interno Bruto colombiano en 2015 creció en un 3.1%. Sin embargo, expertos esperan que para el 2016 este cifra se contraerá por debajo del 3.0%. Esto se debe a muchas situaciones, empezando por el costo del petróleo y del dólar, sin embargo la incertidumbre de las negociaciones con las FARC también afectaban esta cifra. Con la eventual concreción de la paz, esto podría ayudar en algo y es viable que estas cifras en años venideros mejoren algo (sin contar con las situaciones internacionales).

Aquí claramente hay una oportunidad para las empresas y la situación de paz que traerá nuevas inversiones podrán ser capitalizadas por muchas empresas. Es probable que esta paz sea vista como un renacimiento y oportunidades de crecimiento para Colombia, principalmente a nivel internacional.

El cierre de las brechas digitales

Uno de los principales problemas que tiene Colombia, son las múltiples brechas que existen entre las grandes ciudades con ciudades intermedias y pequeñas, pueblos y zonas rurales. Aunque el auge de Internet ha ayudado en algo a subsanar las distancias y el proyecto nacional de fibra óptica del MinTIC va por buen camino para colaborar en esto, todavía existen muchas diferencias, de todo estilo (educación, salud, vivienda, electricidad, agua potable, comunicaciones, etc.) entre las capitales y el resto de la población.

La llamada brecha digital es una de las más importantes a subsanar y aquí las empresas pueden encontrar grandes mercados. Además, a medida que se arregle esta y otras brechas, las empresas contarán con mayores clientes, con acceso a información y que seguramente estarán interesados en adquirir productos y servicios de las diferentes empresas con presencia nacional.

Miremos un ejemplo. En una vereda que ha sido víctima por décadas de la guerra, dónde quizás no haya el mejor Internet y la economía es muy informal, hoy son un cliente potencial para todo tipo de empresas. Si la guerra se va, la economía se vuelve formal, hay acceso a Internet de buen nivel, la educación y salud aumenta, la población entra a bancarizarse, en pocos años podrán ser consumidores de portales de comercio electrónico nacionales e internacionales.

Además este es un efecto de doble vía, pues si este tipo de poblaciones son acompañadas por entes que apoyen el emprendimiento, se podrían empezar a promover proyectos locales soportados por Internet. Desde mi punto de vista, este es un modelo dónde todos ganan, desde el habitante de esta vereda a las grandes empresas y claro, la economía nacional.

El proyecto de fibra óptica nacional está ayudando a cerrar la primera brecha digital y aunque no ha sido finalizado, va bien. Ahora, es importante que las empresas apoyen esta iniciativa con servicios, productos y contenidos, entre otros. Y si la paz es una realidad, el apoyo de las empresas será aún más importantes y porque estás son las que podrán capitalizar esta nueva realidad, repito, con un modelo dónde todos ganan.

Es claro para mí que la paz traerá muchas oportunidades para las empresas. A corto plazo puede que los beneficios no sean palpables, pero en una apuesta a mediano y largo plazo, son muchos los beneficios empresariales, empezando por el área de las tecnologías. Las empresas que le apuesten a estas nuevas condiciones seguramente recibirán grandes beneficios.

Imagen @Wonderlane, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER