Saliéndonos de los modelos y paradigmas de Internet

Como internautas, nos hemos acostumbrado a ciertos estándares,  la mayoría de ellos informales. Por ejemplo, una gran cantidad de páginas web empresariales tienen una secciones predefinidas y como digo, casi estandarizadas. Entre estas nos encontramos las “básicas“, como:

  • Acerca De
  • Contáctenos
  • Misión
  • Visión
  • Productos y Servicios

Es claro que no todas las páginas tienen estas secciones, pero sí es usual encontrar un menú y árbol de navegación basado parcialmente en estos elementos.

Otro elemento estandarizado, es el movimiento o scroll de la página web. Nos hemos acostumbrados a movernos en una página web de arriba hacia abajo. De la misma forma, no es usual que una página web nos lleve a movernos de izquierda a derecha, pues es extraño e incluso lo vemos poco natural.

Uno de los esquemas recientes de diseño de páginas web y navegación, es lo que se conoce como responsive design. Esta es una metodología de diseño, que permite que una página web se vea bien en un computador (pantalla grande) o en un dispositivo móvil con pantalla más pequeña, como una tableta o un celular inteligente. En este caso, la pantalla pequeña reacomoda la información, precisamente buscando que exista el movimiento de arriba abajo, pero evitando el lateral.

Para la mayoría de estos esquemas y paradigmas, no existen estándares oficiales, sino más bien tendencias e ideas de buenas prácticas. Usualmente se nos dice que para ser exitosos, debemos seguir estos estándares. Hoy quiero mostrar cómo es posible innovar y cambiar estos estándares, que aunque parece un tema de diseño gráfico, es un área que debe ser liderada por la alta gerencia de las empresas.

Rompiendo Esquemas

Voy a empezar con el ejemplo de mi página web personal. Hace algunos meses debí realizar un sitio web personal, dónde promovía mis conferencias. Por tiempo y presupuesto, decidí hacerlo directamente con una plantilla que compré. La acomodé a mis necesidades y una las opciones que me daba era que en pantalla grandes, el scroll fuera lateral y no vertical. Decidí habilitar esta opción, pues me gusta mucho romper esquemas e innovar, que precisamente son elementos que se transmite en la página web.

Lo mejor del diseño de esta plantilla que compré, es que es responsive y en pantallas pequeñas, se activa el scroll de arriba a abajo, haciéndolo compatible con los estándares. Así que es una mezcla entre estándares (versión móvil) e innovación (versión computador). Lo invito a ver esta página web tanto con su teléfono móvil, como con su computador en www.andresgomez.com.

Entre los estándares que existen, se habla mucho de la usabilidad, o de que tan fácil es navegar un portal. La moda y tendencia han llevado a lo que son diseños basados en filosofía Web 2.0, que son limpios, con mucho blanco y mezcla de colores. Sin embargo, esto no tiene por que ser así y en cualquier momento podemos proponer nuevos esquemas de diseño y usabilidad. Claro, puede que fracasemos, pero si lo hacemos con metodologías correctas, podemos llegar a crear nuevos estándares.

El código que está debajo de las páginas web, usualmente HTML en alguna de sus variaciones, corresponde a estándares que han sido adoptados mundialmente, por ejemplo por la organización mundial y sin ánimo de lucro W3C. Sin embargo, estos estándares oficiales no aplican a lo que finalmente se muestra al usuario, por lo cual podemos innovar y crear nuevos esquemas y paradigmas.

En cuanto a los menús, también podemos (y debemos) innovar. Por ejemplo, en lugar de tener un menú de “productos y servicios”, hablemos de “nuestro ofrecimiento” o “lo que nos hace diferente”. Está bien si mezclamos elementos del paradigma, con elementos nuevos. Por ejemplo, en la página web de mi firma Consultorías 360°, tenemos elementos estandarizados en el menú, como “Inicio”, “Acerca De” y “Contáctenos”. Pero eso lo mezclamos y por ejemplo, no incluimos “Productos” y lo cambiamos por “Consultorías” y “Propuesta de Valor“. También tenemos una pestaña de “Webinars” que a lo largo del tiempo le hemos cambiado en varias ocasiones el nombre.

Prueba, cambio y error

Parte de la motivación que tengo para escribir este artículo, es que los internautas buscan cosas nuevas y diferentes todo el tiempo. Puede que siguiendo los estándares nos vaya muy bien, pero esta es la ruta más cómoda. Si planteamos algo diferente, estamos arriesgando y quizás nos vaya muy bien, mejor de lo que pensamos.

Si usted como empresario o parte de la alta gerencia considera que es importante innovar y cambiar esquemas, por favor hágalo. Aunque nuevamente pareciera un tema de diseño, tiene mucho que ver con la parte gerencial. Aquí por ejemplo, toma fuerza en temas como los Océanos Azules y la innovación, el mercadeo, las ventas y más temas.

Este proceso llevará a probar, hacer cambios, medir y eventualmente, cometer errores. Pero esto está bien, es parte del proceso. Solo así podemos probar cosas nuevas, mirar cómo nos va y redefinir. Además, algo que funcionó muy bien hoy, puede que un par de meses deje de hacerlo. En ese caso, toca volver a empezar y probar de nuevo.

Imagen @Ministerio TIC Colombia, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER